domingo, 31 de enero de 2016

Desde que te conozco



No me había dado cuenta
pero desde hace unos meses,
los domingos por la mañana
en mi barrio huele a mar. 

El frío de esta ciudad 
ha aprendido a acariciar
y una niña que cumple años
corretea en mi sofá.

Mis miedos se han ido al paro,
me da igual que el espejo insulte
y por fin he hecho las paces 
con esa que se llama yo.

Los días se visten de verde,
la luna vela mi sueño
y el tiempo me acaricia el pelo
cuando se introduce en mí.

Desde que te conozco,
todo me huele a menta.
Mírame y dame la vuelta.
No importa si luego te vas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada