lunes, 2 de enero de 2017

Autoengaño



Un día se atrevió a burlar a los dioses y en un descuido, les robó un pedazo de arcoiris. Lo guardó con cuidado para que no sufriese ningún arañazo, ni se le despegasen los colores. Pero nunca volvió a abrir aquella caja. Prefirió creer que su tesoro brillaría siempre, sin importarle no estar segura de ello. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada